lunes, 4 de junio de 2018

Informe Contera: La ciencia avala el corte de orejas y rabos a los perros de caza por motivos funcionales

La finalidad del recorte de orejas y rabos en los perros de rehalas (II).


Introducción

Como ampliación a mi anterior artículo del pasado el mes de abril publico el resto de entrevistas y una noticia reciente sobre el tema. 

El pasado 7 de marzo, la Federation Cynologique Internationale (FCI) ha hecho público este comunicado, dando marcha atrás a decisiones anteriores sobre el asunto del corte de orejas y/u rabos en eventos y exposiciones de perros:

COMUNICADO OFICIAL DE LA FCI

“Refiriéndose a nuestras dos publicaciones anteriores, con fecha 17/12/2015 (Dobermann) y 4/1/2016 (Cane Corso), el Comité General llevó a cabo un estudio detallado de la situación que se planteó después de la publicación de unos estándares de raza enmendados con base a los cambios de los países de origen de las razas en cuestión. 

Tomando en consideración la importancia de los intereses de nuestros criadores, con el objetivo de facilitar recomendaciones claras a nuestros jueces FCI y para evitar juzgamientos inapropiados, el Comité General tomó la decisión a continuación :

1. Países en los cuales existe la prohibición de exponer perros con la cola y/u orejas cortadas: en este caso, las leyes establecidas por el gobierno del país son soberanas por lo que resulta imposible, en eventos autorizados por la FCI, exponer perros de razas (a las que tradicionalmente se cortan la cola y/u orejas) con la cola y/u orejas cortadas.

2. Países en los cuales no existe ninguna prohibición de exponer perros con la cola/orejas cortadas: en este caso, los perros de razas a las que tradicionalmente se cortan la cola y/u orejas, pueden ser expuestos sin ninguna restricción, hayan sido o no amputados, en los eventos autorizados por la FCI y los jueces no pueden hacer ninguna discriminación entre los perros con la cola y/u orejas cortadas o no. 

Esta medida se aplica a partir de la fecha de su publicación hasta el 31 de diciembre de 2024.”


Agradecimientos

No quiero terminar sin dar las gracias a todos los que me han ayudado en la realización de este artículo, José María Mancheño, José María Gallardo, Alfonso Aguado, Antonio Arenas, Jaime Valladolid, Francisco Chan, Manuel Mialdea, Quirico Matamoros, Luis E. Fidalgo, José Luis Garrido, Patxi Andión, Santiago Ballesteros, Paulo Farinha, Santiago Moreno, Bernardo Martínez, Rafael Vila, Antonio y su hija Ana Pinelo, Mª Pilar Sánchez, Tamara Gutiérrez y a todos los rehaleros y cazadores que me han mandado fotografías de sus perros.


ANEXO 2. Respuestas a la encuesta (Continuación).

3 Preguntas.

El recorte de orejas y rabos en los perros de rehalas:

1. ¿Cuál es a su parecer, el origen del problema planteado con esta práctica? 

2. ¿Qué opinión le merece dicha práctica?

3. ¿En su opinión, ¿cuál es la principal finalidad de esta?

11 Respuestas: Seleccionadas de personas relevantes en este asunto.

· Luis E. Fidalgo 

Prof. Dpto. Ciencias Clínicas Veterinarias, U. Santiago de Compostela 

1. El origen del problema radica en la realización de tal práctica de forma indiscriminada y sin criterio, a los perros de las rehalas sin que se justifique su fin y generalmente realizado por los propios dueños o cuidadores de los animales. Vistas, así las cosas, en muchos casos resulta inútil y en ocasiones contraproducente. En otros casos, esta práctica vista por personas ajenas a la actividad cinegética representa simplemente una manera de producir sufrimiento de forma gratuita a los animales. Colectivos anticaza, más sensibilizados con todo lo que rodea a los cazadores, la caza, los perros y las especies silvestres, protestan ante ello por no verlo justificado. 

2. Cuando se realiza sin un criterio que la justifique, en condiciones inadecuadas y por personal no cualificado es una práctica inapropiada e indeseable. En mi opinión, tampoco se justificaría exclusivamente por razones estéticas, pero si estaría justificada y sería preciso practicarla por razones de salud o para facilitar la vida y finalidad del animal, así como en los casos que suponga una prevención de lesiones o daños probables o muy probables; evidentemente, siempre y cuando se realice por un profesional cualificado y en condiciones adecuadas. 

3. Las que se realizan con fines preventivos o terapéuticos por profesionales cualificados son, indudablemente, prevenir o tratar dolencias y evitar lesiones futuras, en los casos en los que resulta conveniente y necesaria tal práctica. En el caso de las amputaciones sistemáticas o sin un criterio cualificado, entiendo que cada caso puede tener motivos y fines diferentes; desde estéticos a preventivos (en la mayor parte de los casos equivocados).


·       José Luís Garrido
Escritor cinegético

1. La práctica de cortar las orejas y el rabo a los perros de rehala, se plantea por la necesidad de minimizar zonas sensibles del animal que pueden ser dañadas más fácilmente ante las posibles peleas que pueda tener con los animales silvestres, con los que se puede encontrar en el monte (lobo, jabalí, zorro, tejón, etc.) o con sus congéneres de la propia u otra rehala.

El origen es el anterior; el problema puede estar en el incumplimiento de las legislaciones sobre animales de compañía ya que se prohíbe en casi toda Europa y en todas las CCAA practicar mutilaciones, excepto las realizadas por veterinario en caso de necesidad justificada, que no puede ser la estética, pero sí lo sería para mantener las características de la raza, por aumento indeseado de la población, u otras que justifique el veterinario.

2. Antiguamente a todos los pointer y bracos les cortábamos la cola porque maneando en terrenos de cañas o ramas sangraban por la cola. Ahora como he comentado en la primera pregunta eso está prohibido. Si alguno lo hace puede ser sancionado.

3. Creo que lo contesto en la primera. Los rehaleros son los que más veces ven a sus perros con la oreja partida de un navajazo del macareno y les apena como a cualquiera que lo veamos. Creo les intentan quitar diana, pero las operaciones para cortar el rabo o las orejas hace también sufrir al animal. Las leyes están para aceptarlas o intentar cambiarlas, a incumplirlas no se puede invitar a nadie.

· Patxi Andión

Prof. Dr. Universidad de Castilla la Mancha

1. Me parece que el origen está en las reservas que parte de la sociedad civil tiene sobre el manejo y posible maltrato de los animales. Reservas que van en aumento según la sociedad se desanimaliza, de forma que la relación con los animales es cada vez más humana y menos animal, casi siempre a través de las horriblemente denominadas “mascotas” que reciben un trato de persona y no de animal, pues viven en los sitios de las personas, tienen un ritmo diario de vida humana, duermen con las personas en sus camas, etc.

En cierta medida tienen razón en sus reservas, pero como casi siempre pasa cuando las cosas se exageran, se pierde la razón. 

2. Creo que el corte de orejas y rabos en los cachorros es igual a otras prácticas que se realizan en otra clase de perros. En los nuestros por su manejo, en los otros solo para concursar. Durante mucho tiempo, concretamente desde 1971, ya entonces, Manolo Morata y yo nos preguntábamos por el asunto, pero les cortábamos orejas y rabos, puede que simplemente porque nos hemos acostumbrado a ver los perros de nuestras rehalas así. Debo decir que nunca me terminó de convencer la cosa y hace años que no cortamos ni orejas ni rabos, en general, en algunos casos lo continuamos haciendo. 

3. Tengo la sensación que esa práctica tradicional viene haciéndose para suavizar los encuentros entre los perros mismos. No hay ninguna evidencia que eso sea práctico o diferencial para que cacen más eficazmente, muy raramente, solo las cochinas suelen morder, por lo que para defensa no tiene ningún valor. Si se trata del tarameo en el monte, tampoco veo que puedan hacerlo mejor los perros con las orejas y el rabo cortado, más bien al contrario, la eliminación del pabellón auditivo, reduce sin ninguna duda la audición del perro y la ausencia de rabo les quita el equilibrio que este proporciona, sobre todo en los cambios bruscos de dirección, cosa más que frecuente cuando van detrás de una res. Insisto, por tanto, en que esa práctica se viene haciendo para que en las peleas entre ellos no se muerdan las orejas y los rabos que sería, y es, lo más sencillo. Si los perros se pasan atados 8 meses del año, guardan rencores entre ellos que salen cuando se les suelta. Todos lo perreros tenemos miles de anécdotas sobre eso, pero recuerdo que le compré a Alonso Álvarez de Toledo un semental, “El Cordobés” que guardamos en la perrera para que cubriera sin sacarle al monte hasta asegurarnos que teníamos suficiente sangre suya, pero en cuanto salió la primera vez con los demás, lo mataron.



· Santiago Ballesteros 

Abogado especialista en temas cinegéticos 


1. La práctica del corte no acarrea problemas, se obtienen beneficios reconocibles de inmediato, en todas las razas de trabajo y de utilidad como son la ausencia de heridas abiertas de difícil solución en perros activos en medios difíciles o agrestes, se evitan infecciones y una problemática que en la mayor parte de los casos se vuelve crónica. 

2. Positiva por los beneficios que acarrea al propio animal, efectuada con medios profilácticos adecuados y por profesionales veterinarios. 

3. Mejorar las condiciones del animal en el caso de los perros de caza y de utilidad y en sus enfrentamientos con los animales salvajes o domésticos y en su desenvolvimiento en medios hostiles de monte, zarzas y obstáculos en general. 

No estamos hablando de los beneficios es la avalancha y el encono animalista contra todo lo que se relacione con el mundo de la caza. 

· Paulo Farinha 

Director de Orgânica en Portugal 

Perdona por lo malo que escribo "español", muchas gracias. 

1. No hay ningún problema com lo corte de orejas y/o rabos a los canes de rehala (o otros de trabajo al campo), a no ser la ignorancia y sobranceria de los que, desconociendo, legislan. 

2. Dicha práctica nos viene de los nuestros abuelos que veiam como los canes de trabajo sufriam em las puntas de orejas y colas de heridas crónicas que los hacían sufrir y eran (y son) cebaderos de moscas de ahí que le cortaban las puntas de orejas e las colas. 

Así que em algunos perros por su actividad es práctica justificada. 

3. Ya respondí en la cuestión supra.


  • ·    Santiago Moreno
  • Veterinario

 1.    El origen de todo lo relacionado con el “maltrato animal”, con todo lo que conlleva este término, es la eminente llegada de grupos y personas, que se llaman defensores de los animales y medio ambiente en general. Y solo quieren estar en contra de todo y todos, protagonismo político, sin saber mucho de lo que dicen.
También hay que decir, que hay personas que hacen esta práctica de un modo   tan brutal y falto de sanidad, ética y pudor que no se debe permitir y por lo tanto sancionar fuertemente.
2.    Para mí, siempre que esté realizada y supervisada por un profesional del tema, me parece correctísima, porque los animales ni sufren y en la mayoría de los casos, están mejor físicamente, y por supuesto estéticamente.
También pienso, que, en caso de ser perros de una rehala, no se haga esta práctica a todos sus componentes, sino a ciertas razas.
3.    Los perros de rehala son animales para trabajar en un medio complicado para su ejecución, que entraña meterse en el monte y correr detrás de la caza, habiendo razas que sufren muchas lesiones en rabo y sobre todo en orejas, cada vez que salen, por lo que su amputación en algunos de ellos debería ser lo más adecuado para evitarle lesiones y tanto sufrimiento.

  • ·      Bernardo Mártinez
  • Experto en redes sociales de caza

 1.    Está claro que es una interpretación torticera de la reglamentación del maltrato animal. También se utiliza para atacar a la caza de nuevo. Pura propaganda efectiva ante la falta de cultura general.
2.    En el caso de las rehalas, totalmente beneficiosa para el perro.
3.    Salvaguardar al perro de hacerse heridas peores en el campo.

  • · Rafael Vila
Cazador y montero

1. Bajo mi punto de vista y sin duda, la presión social que desde hace ya tiempo vienen ejerciendo los colectivos denominados animalistas –en muchísimos casos injustificada y casi siempre falta de conocimiento y argumentos- en relación a todo lo que ellos entienden como maltrato animal; y en este punto no me cabe duda de que todo lo que tenga que ver con la cinegética –hablamos de perros de rehala- es objetivo prioritario de sus acciones que, además en estos convulsos tiempos en los que sólo se busca lo políticamente correcto, encuentran respuesta de los legisladores.

2. Como cazador y montero la considero como algo tradicional que hasta donde alcanzo siempre ha ocurrido y que, aun no conociendo a fondo el mundo de la rehala, entiendo que sí, los rehaleros y podenqueros lo vienen realizando es, sin duda, en el propio BENEFICIO y bienestar de sus perros en aras a la actividad que han de desarrollar. Entender lo contrario considero que carecería de cualquier tipo de sentido.

3. Al respecto ya se expresó hace algún tiempo la propia Administración (Junta de Andalucía) en los siguientes términos: “…las intervenciones practicadas tradicionalmente a los perros de rehala en orejas y rabos se encuentran plenamente justificadas por razones higiénico-sanitarias y de seguridad, por lo que constituyen actuaciones permitidas, que en definitiva vienen a fomentar la defensa y protección de estos animales,”. Ante esto creo que poco hay que añadir.

  • · Antonio Pinelo y su hija, Ana Pinelo
Delegado A.E.R. Andalucía y rehaleros

1. Creo que una de las causas de todo esto está en la mala práctica que muchos han realizado, haciendo el corte de orejas y rabo de cualquier forma, sin utilizar el medio adecuado para ello y sin realizar las curas, que posteriormente son necesarias. A esto hay que sumarle las fotos y videos que se difunden en medios públicos o chats privados, que acaban rodando por mil sitios y debemos ser conscientes que hay mucha gente a la que esto le puede parecer una práctica ilegal y que implica un maltrato animal, muy lejos de la realidad.

Y por supuesto influye la mala información o mejor dicho desinformación de la gran mayoría que persigue ésta práctica realizada en perros de rehala. No ven más allá del posible sufrimiento del perro en el momento de la amputación parcial de la oreja, no ven el daño que ese animal sufre en sus orejas cada vez que sale al monte, araños, pinchazos incluso enganchones, algo que supone unas curas que tampoco son agradables para él, lo que implica más sufrimiento aún. 

2. La práctica por cuestiones estéticas no es funcional por lo tanto no la veo necesaria, todo es cuestión de ver si es parte del estándar de la raza en cuestión.

La práctica por razones higiénico sanitarias si es funcional. Mejora la calidad de vida del perro de rehala. Hay varios factores por los que se realiza, uno de ellos es el tipo de monte que tenemos en la península, cerrado con arbustos y matorrales punzantes. En un medio así, las orejas quedan muy dañas después de un día de campo. Otro factor es la calidez de nuestro clima, tenemos parásitos externos como la garrapata o el comúnmente conocido como “chinchorro”, muchos meses al año. Por muy desparasitados que estén nuestros animales, en el campo mantienen contacto con animales que son portadores de ellos. Una de las zonas más sensibles de infectarse, son las orejas. También se producen daños en los agarres. Todos estos daños se evitan con el corte de oreja.

3. Sin lugar a duda la principal finalidad es higiénico sanitaria para el bienestar del perro de rehala. Es una práctica que se ha realizado desde hace muchísimos años y que está documentada.

  • ·   Mª Pilar Sánchez
  • Montera y rehalera

 1.    La problemática original se inicia tras una larga lucha, que año tras año se acrecienta, con el sector ecologista.
Los llamados por ellos mismos, defensores de los animales, sin argumento de peso ni aparentemente lógico, han comenzado el inicio de sus restricciones, nada permisivas no beneficiosas para nuestros canes.
2.    El comienzo de la amputación de estos miembros, aparte de lo estético y el aspecto más agresivo de los canes, fue por las continuas heridas producidas por la distinta vegetación nuestras sierras, estas lesiones en algunas ocasiones causaban desgarros o heridas que requerían puntos para su cicatrización.
3.    Evitar sufrimiento animal es lo que debe primar en este "debate", veo ilógico que los animales tengan que sufrir y padecer por no cortar sus orejas, no es necesario caer en el error de pensar que el animal sufre por el corte del miembro, sino que es, al contrario.
Creo que, si no luchamos por esto, por el bienestar de nuestros perros, será el primer paso dado por los ecologistas, en su propósito de la erradicación de la actividad CINEGETICA.

  • ·    Tamara Gutiérrez
  • Rehalera

 1.    El problema viene porque lo está dando mucho bombo gente que no tiene perros para cazar por el monte, que opina sin preocuparse por que se hace esto y los beneficios que le trae al perro. Gente que cree que es maltrato animal y para nada es así, se realiza por razones higiénico sanitarias y de seguridad con la finalidad de garantizar el bienestar del animal. Y sobre todo gente que no pertenece a este mundo y que no le preocupa lo más mínimo lo que opine este colectivo.
2.    Estoy a favor de que se realice, es un corte que se hace cuando el perro es pequeño y que la propia madre ayuda a curar, se usa anestesia por lo que el perro no sufre, duele cuando le cura, pero al igual que cuando a una niña pequeña la hacen un pendiente. Por supuesto se debe hacer en unas instalaciones y con una higiene adecuada.
·3         La finalidad es que cuando el perro salga al monte no se quede enganchado en las zarzas ni en ningún sitio, que el perro tenga más ligereza para ir corriendo sin engancharse, y que el animal no se haga heridas ni desgarros con las infecciones y el dolor que eso le supondría después.



No hay comentarios:

Publicar un comentario