domingo, 22 de julio de 2018

Publicadas fotografías mías en artículos de Fedexcaza y El Coto de Caza. 19 julio 2018

En la página de la Federación Extremeña de Caza


FEDEXCAZA, preocupada por un nuevo requerimiento de la Junta que amenaza a las sociedades locales de caza


En El Coto de Caza





domingo, 15 de julio de 2018

El perro de rehala, una obra de arte. En recuerdo de Alatriste, de la rehala de Miguel Feijoo.

Alatriste, ahora es una obra de arte

El 8 de febrero de 2013, y para felicitarle su cumpleaños a mi amigo y buen rehalero, aunque ya no tenga la rehala en activo, Miguel Feijoo le han regalado una pintura realizada por el gran pintor cordobés Manuel Torrico, basandose en una fotografía que le hice a Miguel y al desgraciadamente desaparecido perro puntero y alma mater de su rehala, Alatriste, en la feria cinegética Intercaza el pasado 30 de septiembre de 2012 en Córdoba.

Es para mi un honor y un placer ver convertida una de mis fotografías en una obra de arte, en la cual se puede ver con claridad la gran unión que existía entre ambos, perro y perrero.



sábado, 14 de julio de 2018

¡ Más de 800.000 visitas al Blog Monteros !. Muchas gracias. 13 julio 2018


1982. Plano de la finca Loma del Majano, Cardeña (Córdoba).


Plano de la Finca Loma del Majano, que tuvieron alquilada unos años un grupo de amigos (entre ellos mi tío Lalo y mi padre en la década de los 80 del pasado siglo).

Buenos ratos pasados con ellos en esta finca situada entre Montoro y Cardeña en Córdoba. Hoy en día está vallada.

viernes, 13 de julio de 2018

4 de febrero de 1973. Montería Loma de la Higuera.

Una de las mejores monterías que organizó mi tío Lalo, se cobraron más de 140 reses cuando aún esta finca era abierta.


El mejor venado sin duda de la montería. Se cobró en el nº 4 de la armada de La Aguja (yo estaba en el nº 5 de esa misma armada), cerca de las 4 de la tarde.

Esa armada se montaba con mulos y se tardaba cerca de 90 minutos en llegar cuesta arriba.


jueves, 12 de julio de 2018

Eulalio Sánchez Iñigo "Lalo", pionero de las monterías comerciales en Córdoba

Tengo que recordar a otro pionero de las monterías comerciales en Córdoba y del cual ya nadie parece acordarse, mi tio Lalo (Eulalio Sánchez Iñigo) ya fallecido.

Para demostrar mis palabras os pongo las papeletas de puesto de dos monterías comerciales organizadas por él (tengo otras más antiguas aún) de hace ya más de medio siglo (año 1959 para ser exacto).
 


Alcornocosa (Villaviciosa, Córdoba), 11 noviembre de 1.959



Coto La Baja (Hornachuelos, Córdoba), 18 octubre 1959

miércoles, 11 de julio de 2018

"Tras el rebeco en el Parque Natural de Somiedo". Publicado mi artículo en la revista Caza Mayor.

Revista Caza Mayor del mes de junio de 2013. Texto y fotografías las he realizado yo. Al final os pongo el texto completo.

Espero que os guste.









Tras el Rebeco en el Parque Natural de Somiedo

Ya anochecía cuando enfilamos el Puerto de Somiedo con sus 1.486 metros, la nieve en la carretera se acumulaba en la cuneta en este viernes 3 de mayo de 2013. 

La historia de este rececho surgió meses antes cuando le comunicaron a mi compañero de caza, J.G.L., que le había correspondido en sorteo un permiso de trofeo de rebeco en el P. N. de Somiedo (Asturias) y él me invitó a acompañarlo con mis cámaras como ya hice en anteriores ocasiones. Hacía un par de horas habíamos cobrado un corzo en Truébano (León) tras dos días de esperas y sin demora nos dirigimos a Pola de Somiedo donde teníamos reservada habitación. A la llegada nos dijeron que el guarda del parque, Eladio, había preguntado por nosotros para decirnos que nos esperaba a la mañana siguiente en Saliencia (Asturias), a las 7:30, para comenzar el rececho.

La cena sabrosa y abundante y pronto a la cama soñando ya con un rececho de rebeco del cual desconocía todo, ya que era la primera vez que tenía la oportunidad de participar en el. Tras desayunar tomamos la salida hacía la central hidroeléctrica situada muy cerca de Pola de Somiedo y desde allí tomar la desviación hacia Saliencia donde nos esperaban. ¡Qué decir del paisaje nevado de estas tierras¡ espectacular sería quedarse corto, y más en mi caso que había pasado de Sevilla con más de 30º a estos valles, bajo cero y con mucha nieve.

En el cruce de Saliencia nos esperaba ya el guarda, Eladio, un profesional experimentado y muy buen conocedor de la caza en estos lares. Antes de nada pidió toda la documentación para comprobar que estaba todo en regla y una vez realizados todos los trámites nos montamos los tres en el todoterreno que traía dirigiéndonos en dirección hacia Endriga, al poco aparcó cerca de la carretera y con un telescopio que traía lo dirigió hacia las cumbres de la izquierda señalando un buen rebeco situado a unos 450 metros de distancia y que pastaba cerca del límite de la nieve en una ladera muy escarpada, el rebeco aún no nos había divisado o si lo hizo no dio muestras de nerviosismo tal vez a causa de la gran distancia que nos separaba.

Eladio le dice a mi compañero que si quiere puede intentar disparar, es un tiro difícil pero no imposible, acepta el reto y apoyado en unas piedras sobre las que coloca el zurrón apunta hacia la ladera y tras un momento de concentración se escucha la detonación, la bala impacta a unos 20 cm. por debajo y delante de la pezuña, el rebeco al instante da un par de saltos y desaparece rápido bajo unas hayas aún desnudas de hojas; una pena de esta primera oportunidad perdida, pero al final del día y tras todas las peripecias y nuevos lugares conocidos me alegré de poder seguir recechando. Esa fue mi primera lección del día, al rebeco se le puede recechar durante casi todo el día, excepto en un par de horas a mitad de la jornada en el que si hace calor se echan a descansar; la segunda lección es la dificultad de disparar a este animal dotado de una vista prodigiosa y que no permite un acercamiento fácil.

Vuelta a la carretera hasta llegar a Villarín, tomamos el camino forestal de la Llanera y nos adentramos en una garganta atravesada por un arroyo que viene bastante crecido y a ambos lados un frondoso bosque de roble albar, rebollos, hayas, abedules y alisedas que daban un ambiente muy umbrío tamizado por todas las tonalidades del verde. Conforme nos adentrábamos en el bosque se dejaban ver a izquierda y derecha laderas rocosas con grandes cortados, y en las cimas se vislumbraban aquí y allá algunos rebecos, en su mayoría hembras (algunas ya con sus crías), jóvenes y las crías hembras del año pasado que aún permanecen con las madres.

Conforme subíamos aparecieron las primeras cabañas de teito, con sus techos hechos de escobas, las cascadas y los primeros pastos, que por estas tierras llaman brañas. Aparcamos en una pequeña aldea abandonada y tomando una vieja vereda de pastores comenzamos a subir por la empinada pendiente hasta los altos de Bobia, conforme lo hacíamos la cantidad de nieve aumentaba, unas ciervas salieron huyendo ladera arriba perdiéndose en la nieve. Vimos una gran cantidad de rebecos pero ninguno con la calidad que buscábamos, uno de los mejores que vislumbramos tenía una solo cuerno y a lo largo del día vimos varios ejemplares con el mismo defecto, resultado de las peleas o caídas en estos peñascales. Los jóvenes no paraban de perseguirse unos a otros, siempre por los lugares más escarpados. Llegado un momento tuvimos que volver sobre nuestros pasos pues la nieve nos impedía seguir, esto en mayo, no quiero pensar lo que serán estos caminos en lo más duro del invierno.

Nos dirigimos a continuación hacia Arbellales, parando a cada rato para otear las cumbres, muchos rebecos pero ninguno trofeo, Eladio nos comentaba que no se explicaba donde andarían los machos, lo achacaba al tiempo anormalmente frío de los últimos días. Una parada en Saliencia, en el albergue, para tomar algo y enseguida a seguir el rececho. Subimos a las brañas de Saliencia, camino a la Mortera, cada vez más nieve hasta que esta lo cubre todo con un manto continuo, nos asomamos al abismo sobre el pueblo para poder descubrir algún buen macho pero la suerte parecía que no nos acompañaba esa mañana. En la bajada vimos gran cantidad de rebecos, hembras y jóvenes, era curioso ver cómo escalaban sin aparente dificultad crías de apenas una semana de vida, siguiendo a las madres por los escarpados y precipicios.

Así que como ya eran las 14:00 horas decidimos volver al pueblo y comer algo, una buena fabada asturiana (de la que se disculparon al decirnos que era del día, ya que parece que es mejor de un día para otro) y unos filetes de carne acompañados de un postre casero nos hicieron recobrar las fuerzas para una tarde que prometía ser larga.

A las 16:00 tomamos una pista hacia los altos de Saliencia, esta cada vez tenía más nieve hasta que el todoterreno quedó atrapado en ella, tuvimos que liberar el vehículo con palas y volver atrás hacía los Arbellales donde nos desviamos por un camino muy empinado hasta llegar a una pequeña aldea donde descendimos del todoterreno y pertrechados con zurrones, el telescopio y mis cámaras intentamos el acercamiento a un grupo de rebecos que habíamos descubierto desde la pista. Otra vez a subir, esta vez por una vereda llena de nieve y a trozos con mucho barro y agua que hacía muy penosa la subida a causa de los resbalones, en estos casos la vara se hace imprescindible para evitar accidentes; una vez arriba nos encontramos frente a un gran circo de montañas con mucha nieve y flanqueado por un gran precipicio hacia el norte, suerte que no tengo vértigo ya que la caída en vertical superaba los 300 metros.

Allí apostados en unos peñones logramos ver un macho a 650 metros, así que nos dispusimos a esperar a ver si se ponía a tiro en una posición más cercana pues venía en nuestra dirección parándose a pastar a cada rato, lo que nos supuso casi una hora de espera con un viento del norte que helaba la cara. En esto que el rebeco al salir a un rodete de hierba despejado de nieve se vio rodeado de repente por otros tres machos que estaban tumbados en los brezales y que al invadir sus territorios acudieron prestos a expulsarlo, las carreras fueron instantáneas y el desaparecer los cuatro machos ladera arriba hasta ponerse fuera del alcance del rifle fue cuestión de segundos. Así que volvimos por la vereda de regreso con las manos vacías.

De vuelta a Villarín donde ya estuvimos por la mañana, tomamos otra pista hasta subir a lo más alto de un collado donde una vez más vimos muchos rebecos, pero todos jóvenes. El desaliento ya empezaba a hacer mella en nosotros cuando suena el móvil de Eladio y le comentan que han visto dos rebecos machos cerca de Endriga, sin precisarle si eran buenos o no. Ya pasaban las 20:00 horas y decidimos acercarnos a donde nos habían dicho a ver si cambiaba nuestra suerte.

Llegados a Endriga y en una ladera vemos los dos rebecos, uno parece bueno pero descubrimos que tiene un cuerno partido en su parte superior faltándole el gancho así que nos fijamos en el otro, Eladio comenta a mi compañero que no es un rebeco trofeo, es un representativo así que le da la opción de desestimarlo para buscar otro mejor, pero le responde que más que el trofeo lo que está buscando es un bonito lance ya que es la primera vez que rececha un rebeco y ya habrá tiempo para buscar el trofeo. Dicho y hecho, se acomoda sobre unos troncos y apoyado sobre el mide la distancia, 195 metros, son ya las 20:30 y comienza a oscurecer así que hay que actuar rápido, un disparo y el rebeco que cae sobre una terraza levantándose al instante, tras la sorpresa vuelta a cargar el 7x64 con una RW de 150 graims y a esperar que aparezca el rebeco que se oculta mientras huye tras unas hayas, aparece un instante y se para, distancia 235 metros, un disparo y el rebeco cae sobre unos brezales. Alegría del cazador y de los presentes y enseguida acompaño a Eladio a cobrar el rebeco, atravesamos el río por un puente y comenzamos una penosa subida por una ladera húmeda y con nieve, al llegar al sitio del disparo mucha sangre pero no vemos el rebeco, tras una corta búsqueda unas gotas de sangre en la nieve nos conducen al rebeco ya muerto.

Con las fotos de rigor y la satisfacción de poder haber alcanzado con éxito nuestro rececho nos volvemos para Sevilla, aún quedan 900 km. para llegar. Atrás dejamos una preciosa tierra, una gente amable y unas vivencias inolvidables. Habrá que volver de nuevo algún día.

martes, 10 de julio de 2018

Fotografías de mi exposición en SURCAZA (Sevilla, 26 al 28 septiembre 2014).

Fotografía número 29 : ¡Al agua¡


Localización: Calahonda (Granada)
AÑO: Octubre 2013

Cámara: CANON EOS 1100D

Tema: Cabra montes a la orilla del Mediterráneo.

lunes, 9 de julio de 2018

¡¡¡TVE y los animalistas vuelven a mentir.!!! ¡Los perros de caza NO son los más abandonados¡




¡¡¡Los cazadores estamos ya hartos de tanta mentira, los perros de caza NO son los más abandonados!!!

En el último informe Affinity, de hace menos de un mes, dejan claro que los perros más abandonados No son los de caza, solo son el 12%, la mayoría son los de la ciudad,  que se abandonan al comenzar las vacaciones de verano.

Tanto Affinity como el Seprona afirman que los perros de caza no son los más abandonados, ni mucho menos, los cazadores no somos los culpables de este asunto, la mayoría de abandonos son perros de compañía de los mismos urbanitas.

Me uno a todos los colectivos de cazadores para exigir una rectificación pública, a la mayor brevedad posible, a TVE, la televisión pública española que pagamos todos.

Ya está bien de manipulación y mentiras sobre este tema.

¡VIVA LA CAZA!