lunes, 30 de diciembre de 2019

¡ Hoy, 30 de diciembre de 2019 llegamos a las 850.000 visitas al Blog Monteros ¡ ¡ Muchas gracias ¡


miércoles, 25 de diciembre de 2019

Rutas Cinegéticas. Mis primeras 10 colaboraciones con ABC de la Caza. Con los planos de Pablo Capote. (Marzo a diciembre 2019).

Rutas Cinegéticas, el primer lunes del mes en ABC de la Caza. Con los magníficos planos artesanales de Pablo Capote Urosa y las colaboraciones de Manuel Mialdea Lozano (Entregas 1 a 5 y la 8), Alfonso Checa Pozo (Entrega 3), Julián del Pozo (Entrega 8), Raúl Anaut Cerdán (Entrega 9), Jacobo López-Pedraza Pérez de Miguel y Benjamín Mordillo Mateos (Entrega 10) y Tono Pascual de Riquelme in memoriam (Entrega 11) , por su inestimable ayuda en la realización de estos doce artículos. Gracias a todos.


1.- Sierra de Hornachuelos, la cuna de la montería.
*Publicado el 23 marzo 2019 


                                                                                            Enlace ABC






2.- Sierra de Cardeña y Montoro, tradición montera. 
*Publicado el 1 abril 2019








3.- Sierra de Andújar, capitalidad de la montería. 
*Publicado el 6 mayo 2019







4.- Sierra Morena cordobesa: de Hornachuelos a Cardeña y Montoro. 
*Publicado el 3 junio 2019



5.- Sierra Morena cordobesa, del Guadiato al Bembézar. 
*Publicado el 1 julio 2019



6.- De Somiedo a Babia, un paraíso natural. 
*Publicado el 4 agosto 2019


7.- Freser-Setcases, en la tierra del sarrio. 
*Publicado el 2 septiembre 2019





8.- Valle de Alcudia, de Fuencaliente a Almadén, Sierra Morena manchega.
*Publicado el 7 octubre 2019



9.- Bardenas Reales de Navarra, el desierto del norte.
*Publicado el 4 noviembre 2019



10.- Monfragüe, paraíso de la dehesa extremeña.
*Publicado el 2 diciembre 2019




11.- Sierra Espuña, los arruís de Europa
*Publicado el 6 de enero de 2020



12.- Sierra de Gredos, el feudo de la cabra montés
*Publicado el 3 de febrero 2020

domingo, 22 de diciembre de 2019

Estas son las claves en el ecuador de la temporada montera. Mi artículo publicado en la web de Cazavisión. 20 diciembre 2019

A las puertas del mes de enero, ya hemos sobrepasado el ecuador de la temporada de monterías. Una vez llegados aquí, es momento para analizar cómo se han portado jabalíes y venados en la primera mitad de la campaña. 



Se espera que los jabalíes suban el nivel en la segunda mitad de la temporada. 

La temporada, llegada a su ecuador, va bien, como así lo ratifica la mayoría de las monterías ya celebradas, en especial con los venados, de los que se están logrando magníficos trofeos y no solamente en fincas cercadas. Los cochinos siguen aumentando sus poblaciones y también se están abatiendo buenos trofeos en montería, aunque menos que en la campaña pasada por estas fechas. Con demasiados jabalíes de escasa talla en los tapetes de las juntas de carnes. 
A mi entender, y entre otros motivos, la meteorología adversa en el arranque montero y la excesiva presión producida por los aguardos, cada vez más en boga, hacen que los jabalíes notables no lleguen a cobrarse en montería. 
No obstante, cada día son más las organizaciones de caza que no realizan esperas de cochinos ni recechan venados en berrea en las fincas que posteriormente van a montear.


También se va afianzando esta temporada un sutil cambio en la manera de celebrarse las monterías en fincas abiertas, quitándose puestos a los que era complicado acceder, intentando que el montero no tenga que desplazarse demasiado y, de camino, logrando que la saca de las reses abatidas sea más efectiva y no se quede ninguna en el campo. 
Por otro lado, en algunas monterías se ha seguido adelantado un poco la salida a las posturas, recogiéndose también antes, por lo que a la una de la tarde ya estaban los monteros en la comida y a las tres, el plantel de reses preparado.

Calor para los perros 

Hay quien dice que es una tendencia que habría que imitar, pero a mí, que lo que me gusta es montear, eso de estar solamente dos horas colocado en el puesto no me atrae demasiado, aunque comprendo que con altas temperaturas los perros no pueden montear en condiciones más de un par de horas. 
El comienzo temprano de las batidas en Galicia, una temporada más, hizo especialmente penoso el trabajo de los perros en los primeros compases monteros.


Esta situación produjo casos de golpes de calor en los canes, convirtiendo este arranque venatorio en un infierno para poder desarrollar su actividad, con bajas entre sus efectivos que fueron numerosas. Muchas cuadrillas decidieron aplazar su apertura de temporada para evitar el calor y no hacer sufrir a sus perros.

Como parte negativa, a mi parecer, sigue la tendencia del descaste excesivo de ciervas. En muchos casos éste queda justificado por el plan técnico y en otros, por las Administraciones, que intentan paliar así los daños producidos por las ciervas en la agricultura. Sin embargo, también están aquellos otros casos que son debidos al aporte sustancial de dinero obtenido por la venta de la carne, aunque ahora su precio esté a la baja.


En las rehalas todo sigue más o menos igual; cada vez más normas, leyes y decretos que intentan normalizar hasta lo absurdo una variedad ingente de situaciones.

Y por si esto fuese poco, un sinfín de nuevas leyes de las comunidades autónomas que muchas veces entran en contradicción las unas con las otras, haciendo casi imposible conocerlas todas. 

(Texto: Félix Sánchez / Fotos: autor y archivo)


miércoles, 18 de diciembre de 2019

EL MUNDO DE LA CAZA SE VISTE DE LUTO. Fallece Patxi Andión en un accidente de tráfico cuando se dirigía a una montería. Según publica CAZAVISIÓN en su web de hoy, 18 diciembre 2019

El mundo de la caza, de la música y del teatro, se viste de luto. Hace apenas un par de horas que el cantautor vasco Patxi Andión, perdía la vida en un accidente de tráfico.

Enviado por Lucía Rubio Martos el 18 December 2019 en CAZA MAYOR



Patxi Joseba Andión González, más conocido como Patxi Andión, perdía la vida esta mañana, a las 8.55 horas en el kilómetro 59 de la carretera A-15, en el término municipal de Cubo de la Solana, en la provincia de Soria. El Land Rover que conducía se salió de la carretera y Patxi, de 72 años, perdía la vida. 
Todo el equipo de GrupoV se suma al dolor de su familia. Nos encontramos profundamente consternados. Patxi no solo fue un cazador ejemplar, siempre amable y con una sonrisa dispuesta para todos, sino que además ha formado parte de esta casa durante muchos años, como colaborador de la revista Federcaza con una sección de opinión y participando en artículos, entrevistas y otras colaboraciones. 
Una larga vida venatoria
El amor de Patxi por la caza, era igual o mayor que el que sentía por la música. Ocupó un cargo como director de la Escuela Española de Caza (EEC) de la Real Federación Española de Caza y su faceta como autor cinegético también fue prolífica, principalmente a través de artículos de opinión, aunque escribió dos libros. El primero “La caza racional”, un libro sobre “la cacería, pensar la caza, la razón sentimental, la caza como problema, caza y sociedad , la montería, la rehala y lo que ni se ve ni se siente, pero se sabe: la sangre, la afición, el valor, la inteligencia, la afabilidad, la maestría, mis mestizos puros”. El segundo fue titulado “La postura”, editado por FEDENCA-RFEC, que recogía una serie de artículos publicados por el autor en diferentes medios de comunicación. 
El cazador conservacionista
Cazador ejemplar y enamorado del campor primero, y de la caza después, Patxi luchó siempre por la evolución de los cazadores a un cazador naturalista, que fuesen los primeros en situarse a la defensa y protección del medio. Qué mejor que sus propias palabras, escritas allá por 2011 cuando formaba parte de la Escuela Española de Caza, para reflejar su forma de pensar: 
“Sabíamos que esa tendencia era difícil de invertir, pero necesitábamos que se conocieran los desesperados intentos de mejora de un colectivo desamparado, mal interpretado y sin sitio en la sociedad moderna, al que se veía como extraños en el paraíso, gentes a prohibir, superflua y venal, cuyo mejor destino era la decadencia y la desaparición.
Y por ahí empezamos. Empezamos a mostrar de que manera en cada cazador anida un naturalista, un ser que siente el medio que le rodea con la pasión de quien forma parte de el, sin la lejanía de quien lo observa tan solo. Nos pusimos a mejorar nuestras conductas en el campo, a mejorar nuestra acción haciéndola mas acorde con las preocupaciones generales que nunca, por cierto habían dejado de ser también las nuestras, pero que no habíamos sido capaces de contarlo y de que se reconociera. 
Así, desde la EEC comenzamos con nuestras iniciativas docentes y divulgativas a ayudar a alumbrar a este cazador de hoy, bien distinto del de antaño y aún diferente del que tiene que venir. El cazador conservacionista sí, pero el cazador que respeta y valora porque lo conoce en carne propia, el valor imprescindible del aprovechamiento de los recursos, los tradicionales y los novedosos. Nos pusimos frente a los dispendios gratuitos y las prohibiciones irresponsables, denunciamos a quien se pasó de la raya y expulsamos de nuestro seno a quien confundió la ética necesaria. Nos propusimos ayudar a que los cazadores del futuro fueran seres mas comprometidos con la conservación y la sostenibilidad y que fueran cada vez mas cultos y responsables, mejor formados”.

lunes, 2 de diciembre de 2019

Monfragüe, paraiso de la dehesa extremeña. Mi 10º artículo publicado en ABC de la Caza. 2 de diciembre 2019




Plano de Pablo Capote (2ª prueba de montaje)

 Fotografía de Jacobo López-Pedraza Pérez de Miguel

 Fotografía de Jacobo López-Pedraza Pérez de Miguel

RUTA CINEGÉTICA
Monfragüe, paraíso de la dehesa extremeña
  • El río Tajo atraviesa la zona de este a oeste; también pasa por aquí su afluente, el río Tiétar

Hoy, en tierras extremeñas, nos adentraremos en Monfragüe, zona agreste y espectacular. La formación de bosque y matorral mediterráneo es el ecosistema más representativo y es la mancha continua más grande y mejor conservada de Europa. Los romanos la bautizaron como monsfragorum, «monte fragoso», por su riqueza y exuberancia.

Sin embargo, Monfragüe alberga otros muchos valores de gran importancia: formaciones geológicas singulares, una alta biodiversidad, especies emblemáticas de fauna y flora, y actividades tradicionales muy ligadas al medio y compatibles con los objetivos de protección como es la caza.

Hemos incluido el Parque Nacional de Monfragüe, que con 18.396 hectáreas fue el primer espacio protegido de Extremadura. Se declaró parque natural en 1979 y parque nacional en 2007. También hemos añadido las zonas limítrofes y cotos que lo componen, en total unas 185.000 hectáreas.

Atravesado por el Tajo


El río Tajo atraviesa la zona de este a oeste; también pasa por Monfragüe su afluente, el río Tiétar. La encina es el árbol dominante de las solanas de sus sierras. En las zonas más térmicas y resguardadas, donde el efecto de las heladas invernales es menor, aparece el acebuche u olivo silvestre. En las laderas medias, que conservan cierto grado de humedad, podemos encontrar también grupos de alcornoques. En el sotobosque de especies arbustivas destacan la escoba blanca, torvisco, retama, el endémico charnecal y el lentisco. 


Las laderas son de un estrato arbustivo denso y variado; el madroño, durillo, majuelo, cornicabra, jara cervuna, brezo blanco, mirto y rusco son las especies dominantes. Zona montera por excelencia, en caza mayor hay ciervos, jabalíes, gamos, muflones y hasta cabras monteses que se escaparon de una finca y están criando en la sierra de Miravete; en caza menor tenemos conejos, perdices, paloma torcaz, tórtolas, codornices y zorzales. La fauna protegida está bien representada por linces, avutardas, gangas, sisones, tejones, buitres leonados y negros, nutrias, cigüeñas negras y las grullas que llegan con el frío.


La cinegética es una de las actividades tradicionales del entorno, un rasgo cultural y un elemento que forma parte intrínseca del patrimonio territorial de Monfragüe, por lo que la Ley de Parques Nacionales, que prevé prohibir a partir de 2020 esta actividad, hará que se pierda uno de los activos que dieron forma a este rincón de la naturaleza peninsular.

*Nuestro agradecimiento a  Jacobo López-Pedraza Pérez de Miguel y Benjamín Mordillo Mateos por su inestimable ayuda en la realización de este artículo.


lunes, 25 de noviembre de 2019

Bardenas Reales de Navarra, el desierto del norte. Mi 9º artículo publicado en ABC de la Caza. 4 de noviembre 2019

Bardenas Reales de Navarra, el desierto del norte.



RUTA CINEGÉTICA
Bardenas Reales de Navarra, el desierto del norte
Se trata de una zona de fuertes contrastes y espectaculares paisajes impropios de estas latitudes


El espectacular paisaje que se puede ver en las Bardenas Reales de Navarra - Emilio Floristán / Infoarguedas
Félix Sánchez Montes



Esta nueva ruta nos lleva a una zona de fuertes contrastes y espectaculares paisajes impropios de estas latitudes, como son los desérticos. A pesar de su aridez, es zona jabalinera, en especial en las cercanías de los maizales y en los barrancos, donde encuentran refugio y alimento.



Incluye el Parque Natural Bardenas Reales, que es de una belleza salvaje, un medio semidesértico de 42.500 hectáreas que impacta y sorprende por lo desubicado que, a pesar de su apariencia desnuda e inhóspita, esconde grandes valores naturales. Coincide con los límites del coto del mismo nombre. También hemos añadido las zonas limítrofes y cotos que la componen, en total unas 60.000 hectáreas.

Esta pseudoestepa, en zonas casi lunar, está esculpida por la erosión a lo largo de millones de años, a poco más de 70 km de los Pirineos y muy cerca de la capital de la Ribera, Tudela. Se divide en tres zonas de norte a sur: el Plano (cultivos y suaves colinas); la Bardena Blanca (seca y esteparia); y la Bardena Negra, donde el terreno se oscurece dando paso a los únicos bosques de pino carrasco de la zona. Carrascales, coscojares, sabinares, pinares, monte bajo con zonas de carrizo y saladares es la cubierta más comunidad

Hoy no existe aquí ningún asentamiento humano y la economía se limita a la explotación agrícola, principal forma de vida tras imponerse a la primitiva ganadería, y al aprovechamiento de los recursos naturales, entre ellos la caza.

No existen terrenos libres. Las cuadrillas locales entran en el sorteo de las reservas para la caza en batidas el jabalí, única especie cinegética de porte, para lo que se ayudan de rehalas de podencos. De caza menor, se puede encontrar bastante perdiz y escaso conejo. Las siembras son muy codorniceras y también es fácil encontrar zorros.

El aprovechamiento cinegético en la Bardena siempre ha existido, aportando la venta de conejos cobrados un complemento a las rentas de familias, llegándose incluso a una sobreexplotacion de este recurso cinegético y a una fuerte disminución de sus poblaciones. Sin embargo, a partir de los sesenta, la actividad cinegética deja de ser una necesidad para convertirse en una actividad de ocio, constituyéndose en 1971 el coto de caza NA- 10.042 en la totalidad del territorio bardenero.

La Bardena era desconocida hasta hace poco tiempo, pero en la actualidad es un destino turístico de primer orden para el amante de la naturaleza salvaje, los entornos inhóspitos y, por supuesto, de la caza.

Recomendaciones de mesa

La suculenta y variada gastronomía tradicional está marcada por unas características climáticas especiales y por su condición de zona de paso y pervivencia de diferentes culturas. El Ebro ha proporcionado las condiciones idóneas para el cultivo de verduras que roza la perfección vegetal. Los vinos navarros, los tradicionales rosados y los nuevos tintos de gran calidad son otra de sus bazas. Migas de pastor, comida de subsistencia de la trashumancia hoy en día reconvertida en delicioso plato típico; cordero y ternera en brasas de sarmiento; chistorra navarra; ensaladas con perdiz en escabeche; chorizo de jabalí; codornices escabechadas; jarretes y costillicas de cordero; el típico calderete; cogollos de Tudela, prietos, tiernos y sabrosos; borraja: la reina de las verduras; espárragos; habas; guisantes; cardo; pimientos; alcachofa, que pueden ser cocinadas solas, en salsa de almendras, salteadas con jamón, fritas o con almejas; y como plato estrella de la huerta de Tudela: la menestra, auténtica sinfonía de verduras. De repostería: los cafareles y el especial «manjar blanco».

Tudela: Mesón Julián, Restaurante 33 y Trinquete. Arguedas: Restaurante Bardenas y Café Mallén. Valtierra: Sidrería Bornax Bardenas. Ribaforada: Restaurante Pago de Cirsus y Café Zona Centro.

Recomendaciones de alojamiento

Tudela: Hotel Bed4U y AC Hotel Ciudad de Tudela. Arguedas: Camino de las Bardenas y Casa rural La Bardena. Castejón: el Villa Castejón. Villafranca: Hospedería de Alesves.

lunes, 4 de noviembre de 2019

Seguimos en el blog Monteros

Seguimos trabajando en el Blog Monteros aunque últimamente ha estado algo abandonado.

Quedan por poner muchos artículos, vídeos y fotografías que poco a poco iremos colgando en estas páginas.

Gracias a nuestros seguidores.

Ya tenemos casi 850.000 visitas, 

¡VAMOS A POR EL MILLÓN!

viernes, 11 de octubre de 2019

Valle de Alcudia, de Fuencaliente a Almadén, Sierra Morena manchega. Mi 8º artículo publicado en ABC de la Caza. 7 de octubre 2019




RUTA CINEGÉTICA
Valle de Alcudia: de Fuencaliente a Almadén, la Sierra Morena manchega
Se trata de una zona con grandes y muy conocidas fincas monteras, que han tenido un importante auge en los últimos años.
Félix Sánchez Montes
Actualizado: 07/10/2019



Esta es una zona con grandes y muy conocidas fincas monteras –entre las que podríamos citar La Garganta, una de las más extensas de España con sus 12.000 hectáreas–, que han tenido un importante auge en los últimos años.


Hemos incluido, aproximadamente, 1.300 kilómetros cuadrados de la totalidad del Valle de Alcudia y Sierra Madrona, que constituyen un territorio de montaña media, localizado en la franja meridional de la provincia de Ciudad Real, desde las estribaciones de Sierra Morena al comienzo de la meseta castellana, cuyas cumbres se sitúan generalmente entre 1.000 y 1.300 metros y cuyos valles oscilan entre 500 y 700 m. El clima es mediterráneo de interior con veranos secos y cálidos y con una acusada amplitud térmica media anual. La precipitación media anual oscila entre 400 y 700 mm con un clima entre seco y subhúmedo. En este bosque mediterráneo podemos encontrar especies como la encina, alcornoque, quejigo y roble rebollo.


Muy despoblado (8-9 habitantes/km2), no existen en su interior núcleos de población importantes. Este hecho junto a otros, tanto naturales como históricos y vinculados a la propiedad de la tierra, han configurado un territorio donde la cubierta vegetal se ha conservado relativamente bien, dando lugar a dilatadas y espesas manchas ideales para venados y jabalíes.


Es una zona de expansión del lobo y el lince, donde antes abundaban.

Una de las principales actividades económicas es la cinegética, siendo su aprovechamiento principal la caza mayor, enfocada mayoritariamente hacia el ciervo y el jabalí, aunque se caza también perdiz roja, conejos, zorzales, torcaces con cimbel y tórtolas al paso. No hace demasiado tiempo abundaban las avutardas.

Importante en la zona es la presencia de mastines, que llegaron al valle procedentes del norte de España con la trashumancia y fueron después utilizados en las rehalas manchegas hasta su declive a mediados de los años cincuenta. Afortunadamente, en la actualidad se está recuperando esta raza de tanta tradición montera.

Como curiosidad, reseñar que en el Valle de Alcudia se siguieron celebrando monterías durante la guerra civil, ya que era zona de retaguardia y era una buena manera de conseguir carne en una época de escasez.


martes, 1 de octubre de 2019

20 escenas de montería que os harán soñar con jabalíes, venados, rehalas... 30 de mis fotografías en el artículo publicado en Cazavisión

20 escenas de montería que os harán soñar con jabalíes, venados, rehalas...

Cazavisión

Nuestro colaborador, experimentado cazador y gran fotógrafo Félix Sánchez os va a deleitar aquí con 30 fantásticas imágenes de montería.


Sin rehalas no hay monterías. Es la anterior, sin duda, una de las mayores verdades de esta tradicional modalidad venatoria, aunque luego, en el monte, no todos los perros, perreros y rehalas en general sean ni cacen igual.


Ilusión, nervios, saludos, conversaciones... La montería es una sucesión de momentos, y uno muy especial, al comienzo de todo, es la junta, con sus correspondientes desayuno y sorteo, donde además se entremezclan olores, sabores y colores.


Primero los cierres, después las traviesas, llegó la hora de cerrar la mancha a batir, por eso los monteros, agrupados en armadas, se dirigen a los puestos, en este caso por una pista que atraviesa un eucaliptal. 
Ocupadas las posturas, muchas veces disfrutaremos de lances antes incluso de que se produzca la suelta, pero si no es así, permaneceremos atentos y esperaremos pacientemente que el trabajo de las rehalas meta reses a los diferentes puestos.


Aunque algunos parecen olvidarlo, las rehalas son nuestras mejores aliadas, las responsables, una vez producida la suelta, de mover la caza y hacer que ésta pase por los puestos.


Con los perros en la mancha, y si éstos presionan lo necesario, los jabalíes empezarán a moverse, algo que exige un máximo de concentración por nuestra parte, sobre todo si se trata de cochinos como el de la imagen, de los que se las saben todas.


Aunque en las monterías cuentan con la dura competencia de los semiautomáticos y de los express, los rifles de cerrojo, amos y señores en recechos y esperas, también son muy utilizados por los monteros para abatir jabalíes y venados desde los puestos.


Cada puesto de una montería tiene su propia historia. Los hay con muy buena fama por los resultados cosechados en los mismos a lo largo de las temporadas, y de igual forma a algunos les precede una mala reputación en cuanto a jabalíes y venados cobrados.


Con el permiso de gamos y muflones, son los venados y jabalíes los reyes indiscutibles de la montería española. Pocas escenas tan espectaculares para un cazador como la de un buen ciervo rompiendo monte para eludir el acoso de los perros de la rehala.


Además de actores, los monteros son, desde sus posturas, espectadores de lujo de todo cuanto acontece en las manchas. En esta ocasión, entre el mar de jaras, perreros y canes siguen la mano mientras tratan de levantar reses a su paso.


Gorra y botas monteras, rifle semiautomático entre los brazos y cuchillo al cinto, este cazador, subido a unas piedras que conforman la postura, aguarda tranquilo la entrada de algún guarro o ciervo.


Aunque no exento de polémica, el agarre es una suerte muy habitual en nuestras monterías, sobre animales heridos a los que les quedan fuerzas, ejemplares seguros de sí mismos que acaban agarrados por los perros o simplemente reses cogidas a la carrera.


Pocos cazadores no firmarían cazar un jabalí con estos colmillos y amoladeras antes de cualquier montería, incluso por delante de trofeos mucho más llamativos como el del venado, gamo o muflón.


Unas veces nos tocarán puestos abiertos, con tiraderos más amplios, y otras la suerte nos deparará posturas más cerradas, incluso dentro del monte, lugares estos últimos donde habremos de mostrarnos muy despiertos para resolver con acierto los lances.


Para bastantes aficionados, el ciervo o venado es la pieza por excelencia de la montería, un digno adversario que venderá cara su vida y que a buen seguro brindará un lance a la altura de las circunstancias. En la foto, un catorce puntas tras ser abatido.


En rehaleros y monteros, en amarillo o naranja, las prendas de alta visibilidad se acabarán imponiendo en todos y cada uno de los rincones de nuestra geografía montera como medida de seguridad frente a los accidentes de caza.


En calidad de rehaleras, monteras, etc., la presencia activa de mujeres en las monterías cada vez es mayor y a buen seguro seguirá creciendo en los próximos años.


No tienen la relevancia montera de jabalíes y venados, entre otras cosas, por su menor presencia en nuestros cazaderos, pero muflones y gamos son capaces de hacernos vivir lances indescriptibles y resultan complementos perfectos en los tapetes de reses.


Otro de los grandes atractivos de la montería es la estrecha amistad que se genera entre cazadores, la cual trascenderá el ámbito puramente venatorio y llevará a muchos monteros a cazar juntos a lo largo de sus vidas.


A la vista de esta preciosa fotografía, ¿alguien duda que montería y rehala deben ser declaradas Bien de Interés Cultural (BIC) en Andalucía, Extremadura y resto de autonomías donde se practica esta caza tradicional?